• Plásticos
  • Refractarios silico aluminosos
  • Alta alúmina de bajo cemento
  • Placas aislantes
  • Refractarios de alta alúmina
  • Refractarios silico aluminosos
  • Antiácido
  • Refractarios vaciados en concreto
  • Antiácido
  • Placas aislantes
  • De cordierita
  • Refractarios livianos
  • Refractarios aislantes
  • Refractarios de alta alúmina
  • Refractarios sílico aluminosos

Aisladores de vidrio marca GAMMA para cadenas de suspensión y retención

GAMMA complementa su portafolio con aisladores para cadenas de suspensión y retención en vidrio.

15 May 2013
[ssba]

Los aisladores utilizados en cadenas de suspensión o retención son clasificados, principalmente, en tres categorías: vidrio, porcelana (los anteriores definidos como aisladores convencionales de cerámica) y aisladores de materiales orgánicos, en donde se encuentran los aisladores en material polimérico.

Cada uno de las tres categorías presenta atributos y desventajas, esto dependiendo del punto de vista que interese evaluar, para cada tipo.

Desde hace más de 50 años, GAMMA Aisladores Corona ha tenido dentro de su portafolio aisladores cerámicos en porcelana, es por ello que buscando complementar el portafolio para sus clientes, ha incursionado en la fabricación de  aisladores en las otras dos categorías, un proyecto que inició en el año 2008 con la fabricación de aisladores poliméricos y que en el 2013 se complementa con  aisladores para cadenas de suspensión y retención en vidrio.

 

Procesos para fabricar el vidrio

Durante el proceso inicial, se aplica al vidrio un recocido en donde se eliminan las tensiones internas que se crean durante su fabricación. Esto se logra elevando la temperatura a un punto en donde no se producen deformaciones. Luego, se enfría lentamente el material para evitar que se creen gradientes de temperatura, que generen nuevas tensiones. El tratamiento anterior mejora las propiedades del vidrio, en lo que se refiere a sus características mecánicas.

 

El templado

Es un tratamiento térmico que se da al material en dos etapas. La primera consiste en llevar el vidrio hasta un punto de equilibrio con el fin de homogeneizar las temperaturas, y en la segunda, se da un enfriamiento de las zonas exteriores con el fin de crear tensiones de compresión en la superficie y de expansión en el interior, lo que aumenta la resistencia a las solicitudes de origen mecánico o térmico.

Como resultado y ventaja del proceso anterior, no se generan micro-fisuras en el material y por tanto, en caso que se presente una fisura interna, el dieléctrico del vidrio se romperá en millones de pequeños trozos, siendo esta una ventaja del producto.

 

Componentes

Los aisladores tipo suspensión y retención en vidrio se componen de las siguientes partes:

  1. El dieléctrico

Está fabricado en  vidrio templado bajo las características y forma apropiadas para las condiciones ambientales de la zona en donde se instalará. Puede ser vidrio tipo ESTÁNDAR para zonas de normal contaminación, o tipo FOG para zonas de alta contaminación.

2. Los Herrajes metálicos

Están compuestos por una caperuza de fundición maleable o dúctil galvanizada en caliente, un vástago de acero forjado galvanizado en caliente y un dispositivo de enclavamiento (pasador) de acero inoxidable que asegura el acoplamiento entre los aisladores en cadena. Estos herrajes  son revestidos con una capa de pintura bituminosa (pintura asfáltica) en todas las superficies que están en contacto con el cemento. La pintura forma una junta de dilatación entre el cemento y los herrajes metálicos, que absorbe las expansiones originadas por cambios de temperatura y protege las partes metálicas, de los ataques químicos propios del cemento.

Nota: Los vástagos pueden ser protegidos, cuando lo solicite el cliente, con un manguito de zinc (ánodo de sacrificio) para aquellos aisladores que van a ser utilizados en líneas de alta contaminación o líneas en corriente continua

3. El cemento

La unión del cuerpo de vidrio a los herrajes se hace con cemento portland, de bajo coeficiente de expansión, que da a los aisladores un alto grado de confiabilidad y un excelente comportamiento respecto a las exigencias de tensión, tanto mecánicas como eléctricas.

 

Características generales y ventajas

Como hemos visto, los aisladores de vidrio templado poseen una gran resistencia debido al tratamiento térmico recibido. Otras ventajas del producto son:

•Bajo envejecimiento aún cuando el aislador esté sometido a grandes cargas mecánicas.
•La resistencia dieléctrica es muy alta, debido a la homogeneidad del vidrio.
•No es necesario suspender el servicio en la línea para realizar su inspección.
•La inspección no necesita equipos electrónicos para medición de campo eléctrico ni para visualizar calor ni efecto corona.
•Su mayor ventaja con respecto a las otras dos categorías (cerámica y poliméricos) es que un aislador de vidrio, con su campana dieléctrica “completa”, es siempre un aislador “sano”. Esto facilita la inspección de las líneas eléctricas a las cuadrillas de mantenimiento, pues en caso de rotura de la pieza de vidrio por algún incidente, el aislador se deshace en pequeños trozos y el muñón conserva la resistencia mecánica, evitando la caída de la línea. De esta manera, con solo mirar la cadena se identifican los aisladores que han fallado.

Normas

Los valores mecánicos y eléctricos garantizados, para los aisladores de vidrio marca GAMMA, son los recomendados por las normas IEC y ANSI. Igualmente, los valores dimensionales (paso, diámetro, norma de acoplamiento, línea de fuga), cumplen con las indicaciones de estas normas.

 

Conclusiones

• El proceso de fabricación del vidrio asegura un producto homogéneo y de muy buena calidad, con el que es muy improbable entregar unidades defectuosas al cliente final.

• El proceso de ensamble de este tipo de aisladores es muy similar al de los aisladores de porcelana, utilizando materiales que garantizan un excelente desempeño en el tiempo y una resistencia electromecánica adecuada para su uso.

• La inspección de este tipo de aisladores es económica e inmediata para las cuadrillas de mantenimiento. Su condición binaria permite ver el dieléctrico, en buenas o malas condiciones, inclusive desde el piso, ofreciendo un nivel de confianza del 100%, sin ningún riesgo de una interpretación errada.